Altar of the Church at the Mother House
Buscanos a Dios en Jesucristo
Persuadidos que un defecto de la salud no puede excluir de la vida religiosa a aquellos a quienes Dios aparece llamar de una manera óbvia, el fundador, Padre Mauricio Gaucheron, y la fundadora, Susana Wrotnowska pusieron la fundación de la Congregación en 1930.
En el Camino de la Obediencia
Ellas quisieron una vida monástica según La Regla de San Benedito, con el ritmo de oración liturgical y el Lectio Divina, en silencio, en la caridad fraternal, y labor, una vida marcada por el amor de Jesucristo Crucificado..
En una Pobreza que nos Obliga a Esperar en el Señor por Todo.
Los requisitos esenciales de la tradición monástica , más fundamentales que ninguna austeridad exterior, están presentes en nuestra vida sin redurcirse en ninguna manera.
Al "Amen" de adoración nos unimos al "!aleluya!" de una alegria jubilante.
Con un Corazón, En Paz, Simplicidad, y Alegría
Nuestra vida fue organizada para que todas las hermanas, de salud mala o las incapacitadas, y aquellas de buena salud, puedan compartir la misma vida..

Nuestra vida se resume con las palabras de la liturgia:
AMEN, ALLELUIA!